morada del alma

De cuerpo presente I
De cuerpo presente I

Mauricio Delgado Castillo Acrílico sobre tocuyo crudo 1.50 m. x 2.50 m

press to zoom
De cuerpo presente I (detalle)
De cuerpo presente I (detalle)

Mauricio Delgado Castillo Acrílico sobre tocuyo crudo 1.50 m. x 2.50 m

press to zoom
quipu (detalle)
quipu (detalle)

Mauricio Delgado Castillo objeto Materiales diversos

press to zoom
De cuerpo presente I
De cuerpo presente I

Mauricio Delgado Castillo Acrílico sobre tocuyo crudo 1.50 m. x 2.50 m

press to zoom
1/11

El cuerpo herido-muerto-desaparecido parece condenado al olvido por el sentido común generalizado que no admite errores. Las madres-hijas-esposas parecen estar por encima de este orden y se rebelan contra él. La víctima y sus familiares, ambos vestigios de nuestra memoria colectiva reciente, el primero detenido pero vivo en sus familias y estas más vivas que nunca. Ambos actores se articulan en la muestra alrededor de la textura del tocuyo crudo y el dibujo realista para presentar a los protagonistas de nuestra memoria ocultada. Ambos, para ser mortaja y remiendo, venda y herida, silencio y coraje.


Morada del alma en quechua es Ayacucho. Las varias acepciones del idioma me permiten creer más en este significado que en el tétrico y difundido “rincón de muertos”. De Ayacucho son también las madres del ANFASEP (Asociación Nacional de Familiares de Desaparecidos, Detenidos y Torturados del Perú), verdadera morada de alma de nuestro pueblo. Ellas como todos los afectados por el conflicto armado interno que luchan contra todo y todos por verdad y justicia, son rincón y refugio, precisamente, de la verdad y la justicia. Moradas para tomar impulso y fuerza frente al dolor y la indiferencia de los sectores más conservadores de nuestra sociedad, principales perpetuadores de esta condición.

morada del alma 
2013

Teatro Yuyachkani. Lima - Perú.

 

 

homenaje a la madres de ANFASEP

Documentos, críticas, ensayos: