la sonrisa del ekeko

El Ekeko del Sueño Americano
el ekeko de las alacitas sobre un ba
el ekeko de la bandera
el ekeko de los sueños rotos
El Ekeko de los que no están
El Ekeko de lo imposible por fin hec
El Ekeko de las alasitas sentado en
invitación
la sonrisa del ekeko / 2da individual
2007

Galeria 802 , Lima- Perú.

 

 

Con la conquista española aparece el comercio y con él, las nociones de abundancia y riqueza, ajenas a la cultura colectivista del incario y sus opuestos inseparables de carencia y necesidad. Es en este contexto que nace el Ekeko, dios aymara encargado de hacer diferente la nueva vida obligada del indígena.

Hoy a comienzos del siglo veintiuno en el Perú del banco de oro, la tierra prometida nunca cumplida, soñar no cuesta nada. Tal parece que es lo único que nos queda, soñar o morir. Y como país sincrético, andino, migrante y de fiesta, parece obvio buscar respuestas y soluciones en el Ekeko. Y el Perú sueña sincretismo, religión pagana y TV color.

La figura del Ekeko es un pretexto para explorar temas hasta ahora no resueltos en nuestra vida como nación. Los desaparecidos de la violencia política, la fuga de peruanos al extranjero, el patriotismo vacío, las desigualdades sociales, son algunos ejemplos.

La muestra plantea problemas, esboza soluciones, se cuelga del artificio de la tradición mágico religiosa de nuestro país para presentar un discurso crítico. En La sonrisa del Ekeko, éste pierde sus elementos tradicionales y por ratos, su pose peculiar, conserva sus rasgos típicos, sigue siendo regordete pero se transfigura. La alacita, miniatura que promete el sueño verdadero, cambia, se reinventa la imagen del dios de la abundancia para explorar, al fin de cuentas, nuestra experiencia y futuro como nación.